CONSEJOS MÉDICOS

para participantes en carreras populares de Excmo. Ayuntamiento de León

CORREENLEON SALUD 2016-1 CORREENLEON SALUD 2016-2

Desde nuestra responsabilidad como organizadores de carreras populares y eventos deportivos queremos ofrecer una serie de consejos y recomendaciones que no pretenden ser exhaustivos, pero que consideramos son los más importantes a la hora de afrontar la participación deportiva.

Seguir estos consejos no elimina todos los riesgos del deporte ni elimina la necesidad de realizar un control médico deportivo previo a la carrera.

Ante el desconocimiento del estado de salud o la falta de conocimientos médicos suficientes para evaluar el propio estado de salud o los consejos de este folleto, el corredor deberá acudir a su médico.

Practicar deporte asiduamente, correr, es beneficioso para nuestra salud, pero sobrepasar nuestros límites tanto en la duración como en la intensidad de la carrera puede ser, no solo contraproducente, sino muy peligroso, especialmente si se afrontan carreras de larga duración, con una intensidad excesiva sin el entrenamiento adecuado, en condiciones climáticas extremas y sobre todo sin una supervisión médica.

Un corredor popular (no de élite) debe ir a terminar la carrera, no a ganarla.

Los beneficios del deporte son muchos y muy variados. El deporte contribuye a luchar contra la hipertensión arterial, las altas tasas de colesterol y la obesidad, ayuda a controlar la diabetes, el tabaquismo, mejora nuestra capacidad de movimiento y de relación con el medio, mejora nuestra condición psicológica, disminuye la probabilidad de padecer algunos tipos de cáncer, facilita las relaciones sociales, disminuye la probabilidad de presentar algunas enfermedades cardíacas, etc.

Por estas razones la mayoría de los participantes en carreras populares lo hacen en la convicción de que con ello están contribuyendo a mejorar su salud y así es en la mayoría de los casos. Pero esos escasos casos en los que la salud puede resultar perjudicada pueden ser muy graves incluyendo lo que se conoce como muerte súbita por fallo cardíaco, que es especialmente frecuente si existe una patología cardíaca previa, conocida o no.

En primer lugar hay que recordar que participar en una competición, especialmente en las carreras populares, sólo debe de hacerse tras un entrenamiento adecuado y bajo la supervisión de un técnico deportivo. “La falta de entrenamiento previo suficiente, supone un aumento evidente de los riesgos”.

Los corredores deben considerar como potencialmente grave participar en una carrera popular si existe, en general, cualquier alteración de la salud. Ante cualquier enfermedad se debe acudir a un médico para que le informe y o le autorice a participar en cualquier deporte.

Se recomienda a todos los inscritos en carreras populares que lleven a cabo antes de la carrera un control o reconocimiento médico deportivo de aptitud que descarte patología que haga peligrosa o resulte incompatible con la realización de este tipo de carreras. Este reconocimiento médico de aptitud deportiva es especialmente importante en mayores de 45 años o menores de esta edad con presencia de factores de riesgo cardiovascular.

Los principales factores de riesgo cardiovascular son la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia y dislipemias, la diabetes, la obesidad y el tabaquismo, sin olvidar la existencia de alteraciones cardiovasculares previas.

Todos aquellos participantes que tengan o hayan tenido antecedentes personales o familiares de enfermedades del corazón o presenten cualquier patología cardíaca deberán realizar un control médico por un cardiólogo que autorice su participación especialmente en el caso de cardiopatía isquémica en cualquier fase o grado (infarto de miocardio, angina de pecho…), Síndrome de Brugada, Displasia arritmogénica de ventrículo derecho, prolapsos mitrales, enfermedades valvulares, hipertrofia de ventrículo izquierdo, arritmias, síncopes anteriores, presencia de factores de riesgo cardiovascular (diabetes, hipertensión arterial, hiperlipemias, dislipemias, tabaquismo y obesidad), enfermedades respiratorias crónicas o agudas, antecedentes familiares de cardiopatías y antecedentes familiares de muerte súbita o cualquier otro síntoma relacionado especialmente con el aparto cardiovascular, respiratorio, aneurismas en cualquier localización, varices o problemas trombo-embólicos, fatiga anormal, etc.

Todo desvanecimiento o síncope en carrera debe considerarse como una situación grave y se debe avisar cuanto antes al dispositivo médico más cercano. Tras un desvanecimiento o síncope el corredor debe retirarse y dejar de hacer deporte, aunque se recupere, hasta que no sea estudiado por un servicio de cardiología.

Ante cualquier síntoma, signo o sensación de salud no habitual el corredor debe abandonar la carrera y acudir con urgencia a los servicios médicos, especialmente si hay dolor en el pecho, sensación de arritmia, agotamiento, fatiga no habitual o anormal, mareos, confusión, desorientación o otras alteraciones neurológicas, deshidratación, calambres musculares, sed intensa y sequedad de boca, piel seca, indisposición intestinal o desfallecimiento.

En ningún caso y bajo ningún concepto se deberán consumir sustancias o realizar prácticas dopantes.

Se debe llevar la ropa adecuada. Nunca en exceso. Es mejor pasar algo de frío que calor. El exceso de ropa puede provocar deshidratación. Nunca se estrenará ropa ni calzado nuevo para una carrera.

Es recomendable un calentamiento suave y un enfriamiento también suave a base estiramientos.

Se recuerda a todos los participantes la necesidad de una alimentación e hidratación adecuada. A este respecto se adjuntan unos consejos generales en este sentido, que pueden ser de interés excepto en casos particulares.

Recomendaciones dietéticas para entrenamiento de deportistas amateurs.

Los resultados y la mejora en la forma física de los deportistas amateurs dependen fundamentalmente del entrenamiento deportivo, no siendo necesario un estudio y unas medidas dietéticas personalizadas.

Para este tipo de deportistas, se recomienda una dieta diaria variada y equilibrada que tenga el total de calorías ingeridas repartida de la siguiente forma, dependiendo de la intensidad de los entrenamientos, de los hábitos alimentarios, de las condiciones personales, etc:

5 – 10 % en forma de proteínas.

15 – 25 % en forma de grasa.

55 – 70% en forma de hidratos de carbono.

El total de calorías diarias consumidas debe ser similar al total de calorías gastadas.

La última comida antes de la carrera deberá realizarse unas dos a tres horas antes de la misma. Debe contener hidratos de carbono alguna proteína, yogur, fruta… Una hora antes de la carrera se aconseja ingerir algún hidrato de carbono. No debe realizarse la carrera en ayunas. Si la carrera va a durar más de dos horas, se puede comer una barrita energética o alguna fruta fácil de ingerir a la mitad del recorrido.

Hay que rechazar las “dietas milagro”.

Se recomienda una hidratación adecuada, tanto en los entrenamientos como en las competiciones. El líquido ideal para la hidratación es el agua, recomendándose beber 100-200 c.c. de agua (dependiendo de las condiciones ambientales y del entrenamiento) cada 15-20 minutos. y en su defecto en los puestos de hidratación que la organización de la carrera dispone a lo largo del recorrido, así como re-hidratarse adecuadamente una vez terminada la carrera. Se recomienda también una hidratación previa a la carrera bebiendo entre 150 y 300 c.c. de agua media hora antes.

Todos estos consejos estarán en función de las condiciones ambientales reinantes, pues en condiciones de calor y humedad se deberán aumentar estos consumos e incluso no realizar deporte si las condiciones son excesivas y no se está aclimatado.

La hidratación durante la prueba influye directamente en el rendimiento deportivo. Una hidratación deficiente disminuye de forma clara el rendimiento y puede perjudicar gravemente la salud del deportista. El 80% de las atenciones médicas durante las carreras populares están en relación con una deficiente hidratación o alimentación.

La organización de la carrera publicará en la página web oficial la situación de los equipos de asistencia sanitaria para los corredores, así como los hospitales y clínicas de referencia y los puntos de hidratación dispuestos a lo largo del recorrido.

Clínica Municipal de Medicina del Deporte